1 de agosto de 2014

Oh, my god!


Un año, exactamente un añazo sin asomarme por aquí ni actualizar el blog. No puedo creérmelo, que no. Bufff, qué pasada, nunca había estado tan ausentada, aunque sí, imagino que las razones son varias y de todos los colores..

Que si mi otro blog
Que si la pereza
Que si mi cuenta de Flickr
Que si la pereza
Que si las dificultades varias que se han ido sucediendo
Que si la falta de tiempo
Que si la pereza
Que si Instagram
Que si mi (maldita) rodilla
Que sí la pereza de nuevo
Que si la pereza otra vez
Que si dale que te pego con la pereza..

En fin, que son excusas viles y este blog, aunque atemporal, es mucho más que eso, es un álbum de recuerdos que no quiero dejar en el olvido.

Tengo que ponerme las pilas...