26 de febrero de 2013

Pequeño resumen de un mes (muy) largo..




Pues sí..al menos para mí, Febrero se me está haciendo tremendamente laaaaaaaaaaargo...pero en fin, también ha tenido sus días brillantes y sería injusto por mi parte no darles su espacio en este blog (sobre todo porque esos momentos luminosos vienen de la mano de mi familia ;)

Febrero empezó con la celebración del cumple de Nico (9 añazos ya!) y siguió con el de mi madre...


A medio camino nos encontramos con dos cumples más, el de Samuel (9 también!) y el de Joan, mi cuñado, que cumplía....bueeeeeno...algunos más...jejeje. Ese día hicimos una calçotada en casa (vale, confieso que yo más bien hice una "alcachofada" -uys, como suena, no?- porque fue lo único que comí, y es que los calçots y yo.....como que no...(ugg)



Y Febrero acaba con el cumple de mi hermano (si no digo por decir que es el mes de los mil cumples!), pero como lo celebramos este próximo finde habré de esperar unos días para subir las fotos ;)


23 de febrero de 2013

Sucede que..



...desde que tengo Instagram en el móvil me he vuelto tan vaga que apenas hago fotos decentes con la cámara. Sucede que desde que estamos en ésta casa apenas hacemos excursiones a la montaña porque la montaña está prácticamente instalada en el salón. Sucede que este febrero se me está haciendo cuesta arriba (por diversos motivos) y ando inmersa en una congoja titánica (y tiránica también). Sucede que hace exactamente una semana estábamos de entierro y desde entonces tengo la sensación de que no ha dejado de llover..

Sucede que, en realidad, nada de lo escrito tiene el peso suficiente, salvo el entierro de Dani que no se me va de los hombros y que se me (nos) ha quedado como un peso extraño aquí, en el corazón. Y es que enterrar a un chaval de 34 años no es ley de vida, no, y una no puede tirar de ese razonamiento para justificar la crueldad de la vida empeñada en librarse rápidamente de los seres buenos..(dejo aquí un abrazo ENORME para mi cuñada Yolanda a la que quiero de aquí al cielo ida y vuelta). No sé, este Febrero me sobra en el calendario, no lo quiero, me gustaría poder ponerle tippex a muchos de sus días. Muchos, de verdad.

Pero repito que, con motivos o no,  nada justifica mi apatía (esto me lo voy repitiendo para ver si me toco la moral) en lo que se refiere al blog, porque por muy ridículo que pueda parecer para mí escribir aquí es crear un pequeño oasis anímico, es hablar sobre mis niños y sus días y eso siempre me oxigena el alma y me hace feliz.

Bueno...pues va siendo hora de quitarme la tontería y ponerme las pilas. Para empezar he rescatado esa foto de arriba, y lo he hecho porque me recuerda que a pesar de todo y todos siempre llega la primavera y este año ando (andamos todos, creo) sedienta de su esencia, ansiosa de sol, cielo azul,  flores, luz, aiss sí, por favor! luz, mucha, mucha ¡luz!