27 de octubre de 2011

Mama, miedo!



Hoy, ordenando la  leonera habitación de Jaume y retirando en lo posible juguetes y trastos inútiles me he encontrado con  el bicho este  una Pitufina que le tocó a mi niño este pasado verano en el McDonald's. 

La he estado mirando detenidamente y por dios...o estos del McDonald's no se enteran o yo tengo la vista distorsionada..

Ofú que cosa más fea, no?



No quiero ni imaginar cuando a los señores de McDonald's les de por caracterizar a Godzilla!

:-O

13 de octubre de 2011

Un beso y una flor..





No hay día en que los niños no me sorprendan..
Ayer nuestro sobrinito Nico se quedó a dormir en casa. Una de las ventajas de que los niños vayan al mismo cole es esa, que pueden dormir juntos y al día siguiente irse del mismo modo a clase. Pues bien ésta mañana mientras yo preparaba sus desayunos Nico (que había ido con Jordi a dar un paseo al perrillo) llega y con las manos en la espalda me dice “tieta, tengo una sorpresa para ti
Qué es, que es???
exclamo yo emocionada

Primero un besito!
me dice

(diossss…lo juro, ¿no es para comérselo?)


Y luego me da ese pedazo de rosa roja!

Le he dado, por supuestísimo, como unos quinientos besotes en carrerilla!. Después, mientras la colocaba en agua he pesando en aquella casa que hay una calle más allá, con aquella señora tan peripuesta cuidando rigurosamente su inmaculado jardín de rosas sin sospechar siquiera  jijijiji  que una de sus preciosas hijas descansa en una taza de mi cocina..



Y así se quedaron dormidos los dos petardillos, eso sí...a las mil de la noche!


:)

7 de octubre de 2011

Y crecer..



Ayer Jordi tuvo el primer bajón post cambio de escuela. En realidad lo esperaba mucho antes ya que en cuestión de pocos meses hemos cambiado de casa, de pueblo, de colegio, de entorno….en fin, de todo o casi todo.

Francamente creí que el primero en acusar los cambios –dado su carácter metódico y poco receptivo a cualquier variación en sus hábitos- sería Jaume, pero no, todo lo contrario, Jaume nos ha sorprendido a propios y extraños adaptándose estupendamente, es más, hoy en día puedo decir que está tremendamente feliz y que tiene una vida y un círculo social tan amplio que ya lo quisiera Paris Hilton.

Jordi ha sido un niño extrovertido y social desde siempre. A los pocos días de estar en el nuevo barrio ya tenía un grupito de amigos que le venían a buscar a casa y lo mismo ha sucedido en el colegio (en el que además comparte patio con sus primos)…pero interiormente yo sabía que en cualquier momento, al más pequeño inconveniente, su fortaleza de junco se vendría abajo y echaría en falta a sus antiguos compañeros de escuela. Y así fue, ayer estalló y lo hizo por la cosa más absurda, no le dejé salir a jugar con los amigos hasta que no acabara los deberes, aquella fue la gota que colmó el vaso invisible de su tolerancia. Una tolerancia hipersensibilizada –todo sea dicho- por la medicación (Jordi tiene diagnosticado un TDA). Sencillamente implosionó. Estalló de forma callada y aislándose en silencio…algo que me puso en alerta porque francamente Jordi no calla ni bajo el agua... El silencio es su voz de alarma.

Pero estuvo bien que le pasará, estuvo más que bien porque pude hablar con él durante mucho rato haciéndole valorar y razonar los pros y los contras de este cambio, las ventajas e inconvenientes de nuestra decisión de dejar la ciudad y anclarnos aquí en un pueblo, cerca de la familia y en un entorno natural. Yo misma escuchaba mi propia voz y creo que fue una terapia de anclaje al entorno mutuo. Él exteriorizó sus preocupaciones, yo intenté desgranárselas pieza a pieza hasta que finalmente la balanza, según sus ojos y su sonrisa, tiró por el lado positivo y mi hijo dio un pasito más en eso tan maravilloso pero tan jodido que se llama crecer.

Y yo a mi manera descrecí dos pasitos, así...tan ricamente, y es que a mis 43 he decidido que no me interesa lo más mínimo crecer ni un minuto más.
;)


Me encanta ésta foto de Jordi con su abuelo..

1 de octubre de 2011

Adiós verano, adiós..

Antes de que el otoño se despierte del todo y nos dé repelús ver fotos veraniegas, voy a poner la que ha sido, sin duda, la foto oficial del Verano 2011.


Creo que sobra explicar la razón por la que he elegido esa foto de arriba, verdad?...sólo hay que mirar esas caritas de felicidad para saber que Jordi y Jaume han disfrutado de un veranito de lo más marinero.. :)




Este año Jaume tiene natación en el cole, vamos a ver si conseguimos quitarle la manía de los  dichosos manguitos..

¡¡en fin!!

:)