20 de septiembre de 2011

Nuestro camino..

Le llamamos "el camino de los monos" porque el día en que lo descubrimos -y tras adentrarnos de cabeza en él- escuchamos de pronto un sonido como de jungla, como si un montón de monos invisibles chillaran desde la copa de los árboles..(no fue más que el viento frotando las ramas de los viejos plataneros, pero esa especie de chirrido despertó la fantasía y con ella surgió el nombre).

Tengo pendientes éstas fotos desde la tarde que vimos la última película de Harry Potter. Así como la anterior vez me quejé de la aberración violenta que observé en aquella entrega, ésta vez tengo que aplaudir…¡como disfrutamos todos!, hasta tal punto que salimos del cine cabizbajos y algo tristones porque ya no volveremos a ver el Colegio Hogwarts, ni la casa Gryffindor, ni las varitas de sauco, ni…en fin, que quizá llevados por esa extraña magia harrypottiana aquella misma tarde descubrimos nuestro propio hechizo: el camino de los monos.

Cada vez que nos adentramos en él desconectamos completamente del mundo. Mis hijos se pierden buscando ramas que convierten en autenticas varitas mágicas, si aquellos árboles pudieran hablar, os lo prometo, repetirían conjuros del estilo "Expectro Patronum!".. o "Desmaius!"…(tenemos, además, un árbol secreto que nos guarda todo el arsenal de varitas ;)

Mis niños crean historias y aventuras por el camino, corren, se desbravan, saltan con Duna mientras el viejo Mak les sigue a su paso y nosotros nos relajamos observándoles felices. Dicen que hay que buscar siempre un lugar en el que poder abrirse de pulmones y encontrar la armonía con uno mismo…pues bien, para nosotros ese lugar es sin duda nuestro camino de los monos.


Y así, mientras Jordi y Jaume inventan historias, yo les observo caminar y pienso en ese momento no muy lejano en el que ya no querrán acompañarnos en el paseo...y entonces tomo aire y me digo que no, que hay que disfrutar de este tirón de magia mientras las varitas de la infancia sigan ejerciendo su hechizo.

Y así de bonito está poniéndose en estos días de casi otoño..



18 de septiembre de 2011

Así cualquiera!




Tras una odisea (de lo más rocambolesca) finalmente Jaume ha podido entrar en el nuevo cole junto con su hermano y primitos.. (pero en qué cabeza cabe separar a dos hermanos que viven a una manzana de la escuela cuando la ratio de la clase lo permite?, pues cabe, vaya si cabe! así va todo en este sacrosanto país). Aún así, y tras el alegrón de la noticia, yo confieso que tenía un miedo rotundo con Jaume. Que por qué?, pues porque Jaume es un niño extremadamente tímido al que le afectan de sobremanera los cambios...y cuando digo "de sobremanera" lo digo literalmente, se encierra, se bloquea, se queda hermético y lo peor, no habla.

Pero por fortuna eso es ya historia. Desde que estamos en la nueva casa y en esta zona (en la que delante de casa tengo un parque infantil que se llena diariamente de niños) Jaume ha dado un cambio radical. Ya no le importa si conoce o no a los niños con los que juega diariamente a futbol, ya no le importa si su clase, su mesa, sus compañeros y su maestra son completamente desconocidos, Jaume es un niño nuevo que se relaciona con todos y que permite a sus padres respirar aliviados..

El lunes pasado fui una madre feliz llevando a mis niños a la escuela, saludando en la puerta a mi cuñada, mi hermano y mis sobrinos...y os diréis, qué lujo, no?...¡pues lo es! y no lo cambio por todo el oro del mundo :)

Y para muestra de felicidad esa foto que les hice en la entrada del cole. Jó, francamente, yo no recuerdo jamás haber entrado el primer día al cole con esa sonrisa puesta..




:)


(Tengo pendiente subir varios collages, entre ellos el del cumple de Jaume.
6 añazos ya...ofú!
)








Photobucket

5 de septiembre de 2011

Toy guapo?




Estas fotos de Jaume son de este pasado invierno, pero es que tenía pendiente subirlas.

Veréis...una de las muchas cosas que Jaume ha aprendido este último año ha sido a "peinarse" solo...o intentarlo, vamos.

"Mama, estoy guapo?"

Me preguntó una mañana de sopetón, y me vino así....remojao como un pollo y con esa guisa..

¡¡Guapísimo!!

-le dije-


(Y tuve que irme a buscar la cámara para poder contener la risa... )


Criaturiñas!

:)