26 de septiembre de 2008

Adoro el otoño…


A decir verdad....es mi estación…

Y no porque naciera en otoño, sino porque es una estación en la que se reinician muchos de mis ciclos (yo es que soy pelín cicloacrobática). Empieza el curso escolar….e indudablemente me reinicio con él. Le doy patada al agobiante calor y disfruto con ese frescor matutino que indica que ya va llegando, poco a poco, el tiempo de las castañas, de los atardeceres rojos, de las hojas secas…..y de la maldita ropa de entretiempo.

La verdad es que nunca me ha gustado comprarme trapos, lo admito. Si por algo sería rabiosamente rica (jaja) es para comprar los modelitos por catálogo y hacérmelos a medida sin moverme del recibidor. Flipante, no tener que apretujarte en las tiendas de turno tipo…Zara…ReZara….RequeteZara... y acabar con ganas de arrearle con el bolso a la niña-dependienta que está , si cabe, aún más agobiada que tú….
Normalmente me compro la ropa sin probármela, a ojo. ¿Que luego tengo que descambiarla porque me viene cinco tallas más/menos grande?, pues lo prefiero. Pero antes muerta que meterme en un probador.

Eso sí……y es curioso, porque por contra me encanta, me alucina, me recontrailusiona comprarle ropa a mis hijos….
Y aquí, en este punto de las shoppingneses, es dónde el otoño, cleck!. Se me atasca.
No sé como lecheS vestir a mis hijos sin acabar con remordimientos de primer, segundo, y tercer grado. .. Y es que éste tiempo, aunque me hechice de sobremanera, no es ni chicha ni limoná y entonces entro en conflicto conmigo misma….¿qué les pongo?, ¿manga corta?...uuuuuf! ¿y si luego se tuerce el día y se me congelan en el patio?....¿manga larga?....mis peques se quejan, sobre todo Jordi, que es algo así como un oso polar que siempre tiene calor y suda hasta por las uñas…
Esta mañana ya ha sido el colofón. Jordi tenía EF, "Educación Física" (cheiii, lo aclaro porque aunque parezca obvio a mí me costó un huev lo mío saber a qué correspondían las iniciales la primera vez que las leí, que en mis tiempos era "gimnasia" y punto pelota, eh?). ¿Qué chándal le pongo?...¿el de verano?..va a ser que no, que tiene un pantaloncillo cortísimo que no abriga nada…¿el de invierno?…pufffff tampoco, es de felpa y lo puedo cocer vivo….

¿qué hago???.

Al final se ha ido con polo chandalero de manga larga y pantaloncillos-braga. Mientras caminábamos rumbo al cole lo iba mirando por detrás…. y he sabido que ya tengo modelito para Carnaval…




23 de septiembre de 2008

Cuesta...



Volver a "volver". Cuesta...

Retomar el ritmo, los horarios, las rutinas....dejar el veranito ahí, pobrecillo, aparcado en el camino para lanzarse de nuevo a la intemperie del despertador sin escrúpulos, los madrugones, los días formato excel, con tareas rectangulares imposibles de eludir...

Cuesta.

Pero eso sí, hora que pasa...hora que nos adaptamos mejor.... Jaume a su nueva vida de P3, Jordi a su pelea con los deberes y nosotros....a compaginar familia, trabajo y plancha (ogggg...es que para mí la plancha es casi como un "apartado" más) sin llegar reptando al fin de semana...

La verdad es que este veranito ha sido de los mejores que recordamos los cuatro.... Jaume ya está hecho todo un personaje que cada día deja ver con mayor resolución su carácter...(como dice su abuelo.."este niño es científico" jaja) y Jordi ejerce de hermano mayor-guardián con tal amor que nos rompe. Cada día su cabecita de ocho años abre nuevos cajones de ese "sinfonier" evolutivo y nos sorprende con razonamientos de lo más lógicos.....cosas que no habíamos pensado y que él procesa a la velocidad del rayo exponiéndolas con toda su energía......pero eso sí, sigue siendo un niño grande, noble, todo corazón....

Es que cada día me siento más orgullosa de mis hijos....¿se nota?...

:)

"mama ese niño me ha llamado chocolatina"...
"y tú que le has dicho?"....."pues sí, y qué?"


Como para no estarlo..... ;)

....

Mix de fotos veraniegas...







(para escuchar la música apretar el play y luego el pequeño altavoz...)

17 de septiembre de 2008